fbpx

Proyectos sociales de Alberto Linero. La idea: Un Plan de Liderazgo de Jóvenes en Santa Marta, Bogotá
y Barranquilla

Dentro de los Proyectos sociales de Alberto Linero ¿Qué es el plan de Liderazgo?

Es un plan que hace parte de los proyectos sociales de Alberto Linero, junto con su equipo de trabajo, que busca impactar positivamente estas ciudades, la proyección es el resultado de la investigación realizada durante el tiempo que cursó y que finalmente lo llevó a obtener su Doctorado en Educación. La exploración realizada giró en torno a la importancia de la educación emocional en la formación de los estudiantes, no sólo para desarrollar mejores habilidades técnicas, sino relacionales, con la convicción que estas últimas son las que permiten establecer vínculos sanos con las demás personas. Él se ha puesto como propósito la creación de una escuela de liderazgo para jóvenes y habitantes de zonas vulnerables, atacadas por la delincuencia, las pandillas y el microtráfico. Esta escuela pretende brindar herramientas prácticas a cada uno de ellos para enfrentarse a su mundo y al universo que está fuera de su espacio geográfico; Uno de los principales énfasis de la formación es lograr que cada uno de ellos comprendan que sus elecciones pueden ser diferentes a las que siempre han tenido quienes están cerca de ellos, pero si optan por ese camino que lo hagan con alegría e intentando iniciar el proceso de cambio que tanto se necesita en estas zonas.

¿Por qué?

Considerablemente se habla de la necesidad de cambio de estos sectores de la ciudad, muchos afirman que ese giro sólo se puede suceder a partir de las nuevas generaciones; reconocemos que los esfuerzos que se han venido haciendo son estructurales y valiosos; pero no encaran el problema de estas poblaciones. Pero ya es el momento de ponernos al día en nuestra deuda social con los jóvenes y las problemáticas de su entorno. Es innegable que la mirada en estas ciudades no ha sido del todo justa ni mucho menos solidaria con estas poblaciones y es bien sabido los problemas sociales que presentan estas comunidades en medio de su diario vivir. Se precisa una nueva generación que alimente una perspectiva distinta sobre el territorio, una dotada de esperanza, de reconocimiento, de la convicción de que allí todo es posible, y ese es el desafío que estamos asumiendo al concebir y poner en marcha este proyecto de escuela. Porque la inversión en educación y sobre todo en desarrollo personal es muy poca. Debemos entrar a trabajar el tejido social, la familia como núcleo y pilar de la sociedad. La apuesta de Alberto Linero y su equipo, es que en la medida que se puedan formar jóvenes que busquen no sólo ser exitosos, sino ser mejores seres humanos, las condiciones de cada uno de ellos puede ir cambiando; Es un proceso que no será rápido, pero que producirá un cambio estable, duradero y de un impacto trascendental en el tiempo.

¿Para qué?

Este proyecto busca, a partir de la formación en emociones, que estos jóvenes, crean nuevamente que son capaces, desde sus individualidades y a nivel grupal; que cuentan con lo necesario para ser felices, que pueden tomar nuevas y mejores decisiones, que tienen habilidades, aptitudes y formas de ser que son muy útiles no solo en sus barrios, sino en Barranquilla, el Atlántico e incluso el país entero.Alberto confía que la única salida para que esta realidad cambie, es brindarle a cada uno de ellos una educación llena de valores y herramientas prácticas para la vida. ; su apuesta es que sólo los que han vivido en estos barrios, en el suroccidente de la ciudad, en las zonas más vulnerables, pueden hacer que sea diferente, pero apartándose de prácticas que hasta el momento no han rendido los resultados esperados. El llamado es que ellos construyan por ellos mismos y a través de ellos y que impacten positivamente desde su entorno más cercano.

Misión

Ante todo, abrir la perspectiva, que se rompan los ciclos de fatalidad en los que los hijos se ven obligados a repetir las historias de los padres pues no perciben ninguna posibilidad más allá. Si logramos que se conozcan, que se exploren, que identifiquen que no están predestinados a lo que ya existe, sino que pueden crear algo distinto y ser algo mayor a lo que alguna vez imaginaron, seguro se verán inspirados a desarrollar todo su potencial y poner sus mejores habilidades al servicio de esos lugares que parecen haberles negado oportunidades, pero que también los dotaron de recursos que pueden llevarlos muy lejos si los aprovechan en una dirección bien elegida y orientada a servir.